jueves, 7 de octubre de 2010

Represión en Chaco a aborígenes

Perfil

A través de un proyecto presentado en la Cámara baja, el diputado nacional Carlos Urlich promueve un enérgico repudio a la represión policial llevada a cabo ayer, en la puerta de una sucursal del Nuevo Banco del Chaco, a vecinos de la localidad de Juan José Castelli (280 km de Resistencia), por una supuesta orden del gobernador de la Provincia del Chaco, Jorge Capitanich, y del ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini.

Según informó la agencia DyN, una discusión que se generó en una fila de la sucursal del Nuevo Banco de Chaco, de la localidad de Juan José Castelli, terminó con un grave enfrentamiento entre clientes de los pueblos originarios y efectivos policiales, que reprimieron con balas de goma con un saldo de 12 personas heridas y 16 detenidos.

Fuentes policiales confirmaron que los disturbios ocurridos en las afueras de la sede bancaria arrojaron doce heridos, entre ellos seis efectivos policiales, que debieron ser hospitalizadas, y al menos 16 personas detenidas, entre ellos Carlos Benedetto, ex intendente de la localidad, y actual coordinador del Programa "Chaco Sí", del gobierno provincial.

En declaraciones a medios radiales, el ex intendente de Castelli, Carlos Bendetto, quien fue demorado por "desacato a la autoridad" y liberado dos horas más tarde, cuestionó con dureza el accionar policial y denunció malos tratos y discriminación hacia los aborígenes detenidos.

En declaraciones radiales, Bendetto denunció que "cuando estábamos detenidos, nos hicieron desnudar a todos los aborígenes" y "nos llamaban negros de mierda", al tiempo que sostuvo que los incidentes se generaron porque "los policías cobran para dar los turnos en la cola del Banco del Chaco".

Por su lado, el diputado radical Ulrich señalo que “quizás el relato más doloroso de esta triste jornada fue el de los 15 aborígenes que fueron encerrados hacinados en una celda y obligados a desnudarse mientras eran amenazados con frases intimidatorias como: "Estamos esperando la orden para prenderles fuego”, advirtió Urlich.

Los incidentes se produjeron ayer por la mañana cuando un grupo de personas al parecer intentó "colarse" en la fila de pago, en momentos en que más de 400 clientes, la mayoría de ellos beneficiarios de programas sociales, formaban fila desde las primeras horas del día para percibir sus habares.

El desorden generó malestar entre los clientes y decantó en discusiones, primero, y forcejeos después, por lo cual los guardias policiales apostados en el lugar pidieron refuerzos a la Comisaría local, ubicada a pocos metros de la sede bancaria.

1 comentario:

sancjoseale dijo...

porque no dicen que tambien la quisieron detener a la señora mercedes sanchez por ir a defender a los pueblos originarios.........

Publicar un comentario