jueves, 20 de octubre de 2011

Rodríguez Saá cerró campaña junto a Castells

Rodeado de militantes del MIJD, el candidato a presidente por Compromiso Federal, Alberto Rodríguez Saá, cerró su campaña con críticas al oficialismo, al socialismo y a su ex aliado del Peronismo Federal, Eduardo Duhalde.

Frases como "han sembrado la Argentina de villas", "yo no le creo que vaya a ganar" y repudios a la puesta en funcionamiento de Atucha II ("no sé si es Atucha, o Atrucha") acompañaron un acto de poca impronta peronista, pero aceptable concurrencia de gente.

El puntano llegó apurado al predio que el MIJD regentea en San Juan y Paseo Colón donde durante la semana funcionan canchas de fútbol 5. Raúl Castells lo aguardaba en un escenario montado frente a la autopista 25 de Mayo donde minutos antes había arengado a una audiencia conformada principalmente por los seguidores del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, que se dieron cita bajo el sol de San Telmo. Rodríguez Saá ingresó acompañado por un puñado de colaboradores y su novia, la exmodelo Delfina Frers.

Citas a Evita, elogios a Castells y el primer indicio de que, a diferencia de sus rivales, El Alberto no da ningún resultado por sentado. "Vamos a ver si gana (Cristina de Kirchner)", desafió el gobernador de San Luis, para minutos después bajar la apuesta: "Queremos ir al balotaje".

"Nos dicen que ella ya ganó, vamos a ver. El domingo se abren las urnas", lanzó eufórico el puntano. Para dotar de argumento su teoría desestimó las diversas encuestas que dan como reelecta a la Presidente y consideró que los sondeos preelectorales "se equivocan siempre". De fondo, sonaban los redoblantes que buscaron calentar una audiencia que se mantuvo calma, sentada y ordenada.

Rodríguez Saá sostuvo que la difusión de las encuestas sólo buscan que la gente recurra "al voto útil", pero consideró que "el único voto útil es votar a favor de los trabajadores, de los humildes, ese es el voto útil". Detrás del estrado en el que se ubicó el candidato, su novia asentía con la cabeza sus palabras y registraba con su iPod a la militancia.

• Rodríguez Saá contra todos

El candidato se ocupó de enviar mensajes a varios de sus rivales, pero en especial apuntó sus cañones a la Presidente, a Duhalde y al candidato del Frente Amplio Progresista, Hermes Binner. Sin hacer distinciones, los acusó a los tres de "sembrar la Argentina de villas". "Binner, Duhalde, los radicales, Cristina, si quieren hablar de salud, combatan la pobreza", expresó el candidato.

Al tratar el tema de la escasez de vivienda, uno de los ejes de su campaña, el postulante al sillón de Rivadavia cruzó al Gobierno por esta problemática: "Cristina no hablés de peronismo si tu 'ministro de vivienda' es Schoklender, que ha matado el sueño de la vivienda de los jóvenes". Así aprovechó para atacar al kirchnerismo con el escándalo que involucró a la Fundación Madres de Plaza de Mayo.

Además, dedicó un párrafo especial a fustigar al gobernador santafesino del cual remarcó que "se llama socialista y es sembrador de pobreza". "En Rosario hay 150 manzanas de villa. Qué gobierno es Rosario, qué gobierno es Santa Fe; no me gusta que se llame socialista y sea sembrador de pobreza, eso no es socialismo", señaló.

El discurso, frecuentemente acompañado por los bocinazos de los camioneros desde la subida a la 25 de Mayo, se extendió por 20 minutos. El encanto que El Alberto intentó transmitir desde el estrado finalizó a pie, flanqueado por sus aliados del MIJD, caminando por las calles de San Telmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada